Private
finance
Debt
Tax
justice
Aid
Financial
architecture

Fondos públicos para el sector privado ¿Es posible invertir en empresas privadas para beneficiar a los pobres?

Added 21 Aug 2012

Desde hace décadas, los gobiernos donantes y las instituciones multilaterales conceden subvenciones y préstamos a empresas privadas que operan en países en desarrollo. Sin embargo, fue en los años noventa cuando este tipo de financiación se multiplicó drásticamente. En 2010, la inversión externa de las IFIs en el sector privado superó los 40.000 millones de USD. Se espera que en 2015 la cantidad de dinero invertido en el sector privado supere los100.000 millones de USD, es decir, casi un tercio de la financiación pública externa a los países en desarrollo. Ante el estancamiento de la AOD mundial, algunas agencias de ayuda han sugerido que se aumente drásticamente la financiación pública para apoyar las inversiones del sector privado.

El uso de AOD para invertir en el sector privado es un hecho controvertido para las
organizaciones de la sociedad civil. La financiación pública al desarrollo puede representar un papel esencial a la hora de proporcionar fondos a empresas con limitaciones de crédito, desatando así el potencial de un sector privado pujante que contribuya a la creación de empleos decentes, pague unos impuestos justos a los gobiernos y proporcione bienes y servicios a los ciudadanos. Sin embargo, es fundamental que la financiación pública se dirija a las empresas y sectores que tienen un peor acceso a los mercados de capital privado, garantizando así que los escasos recursos públicos constituyan realmente un complemento de la financiación privada. Por tanto, deben dirigirse a empresas y sectores que tengan un mayor impacto sobre la pobreza, garantizando que las inversiones públicas para el desarrollo se emplean para los objetivos marcados.

El presente informe evalúa si la financiación pública externa (no nacional) a las inversiones privadas en el Sur cumple con el compromiso de proporcionar financiación a empresas de países en desarrollo con limitaciones de crédito y tener un impacto positivo sobre el desarrollo. Más precisamente, el informe analiza la cantidad de financiación al desarrollo que se destina al sector privado en lugar de al sector público; qué instituciones conceden este tipo de financiación y cómo; qué tipos de empresas son las que más se benefician de la financiación pública; y cómo se aseguran las instituciones de desarrollo de que financian inversiones responsables que contribuyen a un desarrollo equitativo y sostenible.

Para ello, Eurodad evaluó las recientes tendencias de las subvenciones, los préstamos y
las carteras de algunas de las principales agencias multilaterales y bilaterales de desarrollo que proporcionan financiación pública a inversiones privadas en países en desarrollo. Entre los ejemplos analizados se encuentra la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial (CFI), los préstamos externos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a través de sus mecanismos de inversión en los países de África, el Caribe y el Pacífico y el Fondo Fiduciario UE-África para la Infraestructura, además de seis IFD de Dinamarca, Bélgica, los Países Bajos, Noruega, España y Suecia.

Fondos públicos para el sector privado ¿Es posible invertir en empresas privadas para beneficiar a los pobres?